.
Header

El OCE con la huelga

November 14th, 2012 | Posted by OCEnergia in general

Hoy se celebra la primera Huelga Europea de la historia. Podríamos enumerar los muchos motivos que justifican esta huelga en nuestro país, algunos de ellos sobradamente conocidos. Podríamos hablar de una tasa de paro que supera el 25%, que se extiende hasta el 50% en algunas ciudades. Podríamos hablar de una degradación continua de las condiciones laborales, de sueldos de 400 euros, de contratos de un día. Podríamos hablar de la destrucción de nuestros servicios públicos, de la criminalización de la protesta pacífica. Podríamos hablar de hambre, de exilio, de represión, de una democracia que, día a día, va quedando reducida sólo a su nombre. Un nombre que ya sólo parece una broma de mal gusto.

Sin embargo, queremos ser positivos, y centrarnos en su lugar en lo que hace de este día un día especial, acaso histórico. Hoy, por primera vez, los  trabajadores de muchas naciones europeas estamos saliendo a la calle con una reivindicación común, con un propósito compartido. Desde siempre, los poderosos, los que sólo quieren defender el status quo, han enfrentado entre sí a los trabajadores, haciéndoles creer que la culpa de sus problemas la tenía “el Otro”: no el que les explotaba económicamente, no el que enriquecía a su costa, sino el vecino, el del otro lado de la frontera, el que venía a buscar trabajo, el que hablaba distinto, el que era de otro color. Desde siempre, los poderosos han tratado de convertir la desigualdad entre clases en guerra entre naciones. Este es un continente viejo, en el que conocemos bien a dónde lleva ese camino, en el que resulta particularmente repugnante que, para evitar que paguen los verdaderos responsables de la crisis, se vuelvan a cerrar las fronteras, se vuelvan a agitar las banderas, se vuelva a resucitar los ridículos discursos del orgullo nacionalista. Frente a estos discursos, frente al oscuro futuro que nos traen, es necesario que –por encima del ruido y la propaganda– recordemos en todo momento cuáles son las únicas armas que tenemos a nuestra disposición, las únicas que históricamente han servido para avanzar hacia la justicia social: la unión y la solidaridad.

Es por eso que cuando miramos a Grecia, no deberíamos ver, como se quiere interesadamente que suceda, a nuestros enemigos, a los causantes de la crisis. Deberíamos ver más bien a nuestro propio pueblo, dentro de dos años, pagando la bancarrota de una “élite” financiera corrupta y degradada, esclavizado por unas deudas de las que no es responsable. Es por eso que hoy, como españoles y como europeos, deberíamos tender nuestro brazo sobre el Mediterráneo, sobre todo el continente, y estrechar las manos de los que, sin lugar a dudas, están luchando a nuestro lado, enfrentándose a una ideología –no a una crisis, no a unas medidas, sino a una ideología– que amenaza con devorarnos a todos por igual.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.

Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.