.
Header

El debate en la Unión Europea en torno al Paquete de Invierno

February 13th, 2018 | Posted by OCEnergia in política energética | transición energética | Uncategorized

Aida González

En la toma de decisiones en la UE participan tres de las instituciones europeas: el Parlamento Europeo, directamente elegido por todos los ciudadanos europeos, debe aprobar, junto con el Consejo de la Unión Europea (formado por los gobiernos de los 28 Estados miembros), la legislación propuesta por la Comisión.

El proceso legislativo es el siguiente: la Comisión Europea, formada mayoritariamente por personal técnico, propone una nueva iniciativa legislativa. Antes de su propuesta formal, la Comisión encarga evaluaciones de impacto de posibles consecuencias económicas, sociales y ecológicas. También consulta a las partes interesadas, como a las organizaciones no gubernamentales o a las asociaciones empresariales y de la sociedad civil, en reuniones y consultas públicas. A continuación, la Comisión prepara una propuesta que manda al Parlamento Europeo y al Consejo de la UE. Estas dos instituciones, mediante sus respectivas Comisiones, revisan las propuestas y proponen modificaciones o enmiendas, que se votan en sus Plenos correspondientes.

Una vez que cada institución tiene su informe oficial comienza el trílogo, que es el proceso de negociación de los representantes de las tres instituciones para acordar un texto común que será el que se publique finalmente. Dado que la Comisión es la que propone la legislación y verdaderamente no tiene poder de veto, es suficiente que lleguen a un acuerdo el Parlamento y el Consejo sobre un texto con el que las dos partes se sientan cómodas.

El texto oficial, por ejemplo el texto de una Directiva, tiene que transponerse a la legislación de cada Estado miembro en un plazo que suele ser de 18 meses.

En el caso de las medidas incluidas en el paquete “Energía limpia para todos los europeos” (comúnmente conocido como “Paquete de Invierno” o “Winter Package”), publicado por la Comisión Europea en noviembre de 2016, varias Directivas han sido ya discutidas en las instituciones y las posiciones formales de cada una de ellas se han publicado. Es el caso de la Directiva de Renovables, Regulación de Gobernanza y Directiva de Eficiencia Energética. Para estas tres directivas, el trílogo comenzará el 27 de febrero y habrá una reunión mensual de los representantes de las tres instituciones hasta que se llegue a un acuerdo. Otras directivas importantes incluidas también en el Paquete de Invierno están siguiendo otro ritmo. El texto final de la Directiva de Eficiencia Energética en Edificios ya ha sido aprobado por todas las partes mientras que la de Diseño de Mercado Eléctrico se votará en el Parlamento Europeo el 21 de febrero.

Las negociaciones serán arduas para todas las directivas, especialmente para la de Renovables, donde las posiciones del Consejo y el Parlamento están más enfrentadas. Los puntos de mayor desacuerdo son el objetivo de energías renovables en el mix total y la regulación del autoconsumo. Dentro del propio Consejo, las posiciones más conservadoras (como en el caso de España) son las que han conseguido imponerse a las de otros países que apostaban por mostrar un apoyo claro a las renovables.

Durante la votación en el Parlamento Europeo de la Directiva de Renovables se dio una situación digna de mención. En dos puntos fundamentales en la Directiva, como eran la prohibición de las medidas retroactivas y la prohibición de establecer cargos a la energía autoconsumida, casi todos los grupos políticos votaron mayoritariamente a favor, incluso el grupo del Partido Popular Europeo, donde se incluye el PP. Los eurodiputados del PP fueron prácticamente los únicos que votaron en contra de su grupo político y en contra de eliminar el impuesto al sol y las medidas retroactivas.

El cuadro a continuación compara los puntos más importantes de las posiciones políticas de las tres instituciones respecto a los temas que nos ocupan. Es importante recalcar que no son posiciones finales, sino que son posiciones de partida para negociar la posición final de la UE en el trílogo.

Las negociaciones en el trílogo serán fundamentales para esbozar cuál será la base de la política energética europea con el horizonte puesto en 2030 y en 2050. Las bases que se establezcan condicionarán la velocidad de las reformas que necesita el diseño de los mercados energéticos europeos para alcanzar un sistema renovable, sostenible y basado en la electricidad.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>