.
Header

Descifrando (por enésima vez) los secretos del recibo de la luz

July 6th, 2015 | Posted by jlvelasco in prensa

José Luis Velasco

Navegando por la web del diario El País el lector puede encontrar dos noticias de cierto interés. Una se titula “Campaña de información para que los usuarios puedan leer el recibo de la luz” y da cuenta de un proyecto informativo de las compañías eléctricas para “explicar los secretos de la energía eléctrica”; en particular, cómo “se debe leer el recibo de la luz: empezando por los datos invariables en cada factura, pasando por las diferentes lecturas del contador y acabando por la traducción económica de todo ello”. El motivo es que en el recibo “se facilitan tantos datos al usuario que puede llegar a perderse”. La otra noticia, titulada “La Generalitat Valenciana edita unas plantillas para interpretar el recibo de la electricidad”, explica una iniciativa del gobierno valenciano para combatir “el desconocimiento de los derechos y obligaciones derivados de los contratos de suministro y las dificultades de interpretación del cúmulo de disposiciones legales que regulan este servicio”.

Nada en ninguna de las dos noticias nos debería sorprender demasiado. El mismo responsable de Energía, el Ministro José Manuel Soria, ya anunció hace año y medio que estaba trabajando codo con codo con Ana Mato, entonces Ministra de Sanidad y Consumo, “en un nuevo diseño de la factura de la luz para que cuando llegue el recibo uno no tenga que ser ingeniero industrial para entenderlo”. Ya ha ocurrido también que las compañías eléctricas han pagado costosas campañas publicitarias en la prensa nacional para “hacer transparente” la factura. Desde luego, los sucesivos parches regulatorios en el sector eléctrico, con cambios en los sistemas de fijación de precios, retarificaciones y una desmesurada subida del término de potencia, han causado confusión y sorpresa entre los consumidores, especialmente entre los que han constatado recibo en mano que, aun reduciendo su consumo energético, no consiguen ahorrar. Es probable que la llegada de los contadores inteligentes y la tarificación por horas no haga sino aumentar el caos.

Nada sorprendente, entonces, salvo por un dato: las dos noticias reseñadas son de hace tres decadas, una de 1985 y la otra de 1987.

Sigue leyendo en La Marea.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.