.
Header

¿Ha sido un éxito la iniciativa de la OCU?

October 21st, 2013 | Posted by jlvelasco in iniciativas

Recordemos brevemente que la propuesta quieropagarmenosluz.org, de la Organización de Consumidores y Usuarios, consistía en una compra colectiva de electricidad. En teoría, la oportunidad de ganar un gran número de clientes estimularía la competencia entre las comercializadoras, que acudirían a una subasta en la que ofrecerían precios más bajos a los consumidores organizados a costa de reducir sus márgenes de beneficio. En un post anterior discutimos algunos detalles de la iniciativa y las diferentes situaciones que podían darse, con sus pros y sus contras.

El 17 de octubre, un día después de la fecha fijada por los organizadores y pese a los rumores contrarios al respecto, la subasta tuvo lugar. La empresa Holaluz.com, una comercializadora independiente del oligopolio, ha sido la ganadora (y por lo que se sabe la única en participar) y lo ha hecho con una oferta que se traducirá en un ahorro promedio de 49 euros anuales para unos 300.000 hogares, el 85% de los inscritos. La primera buena noticia es que se ha conseguido movilizar 500.000 hogares y llegar probablemente a muchos más. Visto el resultado de la subasta, también es sin duda positivo que se haya obtenido cierto ahorro para las familias.

Todavía más valioso nos parece el hecho de que las grandes eléctricas hayan quedado tan claramente retratadas. Días antes de la fecha de la subasta filtraron a la prensa su decisión de no participar. Este era, en efecto, uno de los escenarios posibles. Pese a la gran movilización conseguida, los beneficios asociados a captar 500.000 nuevos consumidores no les compensaban los perjuicios que les habría traído participar en la subasta. Por un lado, habrían reconocido implícitamente que sus márgenes de beneficio son altos. Por otro, habrían reforzado la percepción ciudadana de que, mediante la movilización y la organización, es posible tratar de tú a tú a las grandes empresas. No contentos con ello, representantes de las grandes eléctricas han aprovechado la ocasión para transmitir a través de los medios sus falacias habituales.

Para empezar, han afirmado que la reducción de precios no está en su mano. Es significativo que sus declaraciones no tengan ni siquiera consistencia interna: si, como decían, la Tarifa de Último Recurso estuviera por debajo de coste y no hubiera margen de reducción de tarifa, no lo habría para nadie, ni para las comercializadoras del oligopolio ni para las pequeñas. Es más, sería obviamente más fácil para las grandes eléctricas, y no para las pequeñas, reducir sus márgenes para captar clientes y expulsar a la competencia. Esto es debido a sus enormes recursos financieros y a la diversificación de sus negocios. Y sin embargo, quien ha ganado la subasta es una comercializadora relativamente pequeña.

Por otro lado, han insistido en el elemento central de su discurso: el problema es que la liberalización del mercado es insuficiente. Recordemos que la consecuencia directa de la liberalización del mercado eléctrico que comenzó en 1997 es que los españoles pagamos la electricidad más cara de nuestro entorno y aun así debemos a las eléctricas 30.000 millones de euros. Semejante situación no solo secuestra el bolsillo sino, también y sobre todo, la capacidad de la ciudadanía para decidir la política energética nacional a través de los mecanismos democráticos. Es natural que las grandes eléctricas quieran profundizar en la liberalización. Lo que nos preocupa es que también la OCU vea en una mayor liberalización la solución a los problemas del sector. En el Observatorio Crítico de la Energía creemos que, muy al contrario, lo necesario es un sistema eléctrico gobernado por los poderes públicos, que aborde los graves problemas existentes en el sector y que, en definitiva, esté al servicio del bien común.

Estas son las ideas que intentamos transmitir en nuestro nuevo diagrama de decisión. Por un lado, es nuestro deber como ciudadanos exigir los necesarios cambios legislativos en el sector. Por otro lado, en tanto consumidores, una vez resuelta con un pequeño ahorro la iniciativa de compra colectiva, nos queda otra alternativa: el cambio a una cooperativa de electricidad. Aunque a corto plazo no se consiga un ahorro económico importante, a medio plazo esto contribuirá al debilitamiento del oligopolio eléctrico. Y hacerlo produciendo energía 100% renovable e involucrando a los ciudadanos en el necesario cambio de modelo energético.

En resumen, creemos que la iniciativa de la OCU, independientemente del ahorro conseguido y de cuántos consumidores cambien finalmente de compañía (que no son aspectos desdeñables), ha tenido una consecuencia notablemente exitosa: ha permitido visibilizar el descontento ciudadano, ha puesto de manifiesto el control que las grandes eléctricas tienen sobre el mercado y ha hecho patente su actitud reaccionaria. En ese sentido queremos felicitar a los organizadores y a los participantes. Pero, una vez movilizados, creemos que es imprescindible ir un paso más allá y exigir un cambio real en el modelo energético que lo ponga al servicio de los ciudadanos.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.

2 Responses

  • Pingback: Alternativas a las compañías eléctricas

  • Xcountry says:

    Cabrîa preguntarse por qué no se han presentado otras comercializadoras. ¿Quién puede asumir el cambio de 300.000 clientes a la vez? ¿Quien tiene solvencia para comprar la energía que debe vender a esos clientes? Si bien la explicación sobre las empresas del oligopolio puede tener sentido, la ausencia de competidores en la subasta indica que puede ser temerario emprender semejante aventura. Por otro lado, se asegura que se suministra energía verde sin disponer de GdOs de 2012. Las que se obtengan en 2013, tienen validez de un año a partir de la fecha de expedición. Después deben transferirse al comercializador. Ni se pueden poseer garantías de la energía no exportada al sistema ni las que se tengan hoy sirven para garantizar la que ya se ha comercializado ayer.